Enseña a tu perro a aburrirse y estar tranquilo

Enseña a tu perro a aburrirse y estar tranquilo

A veces la vida nos obliga a parar y quedarnos en casa porque ha pasado algo, llamémosle covid-19 o que te has roto una pierna. Además de muchas otras cosas, acabas de coger un cachorro o tienes un perro joven. Y claro, justo ahora no te va bien.

Demasiadas horas en casa y se nos acaban las ideas. Aquí es donde nos damos cuenta que una de las cosas más importantes para enseñar a nuestros perros es a estar tranquilos.

¿Qué puedes hacer con un perro con exceso de energía todo el día en casa?

Si vas a utilizar el tiempo para educar a tu perro comienza por enseñarle a no hacer nada, créale una rutina, ayúdale a descansar. El descanso es una parte muy importante para la estabilidad emocional de un perro y no digamos ya de un cachorro.  Una buena rutina estructurada es todo lo que necesita para estar tranquilo.

Si consigues que tu perro esté tranquilo, incluso cuando está aburrido, todo lo demás lo aprenderá sin problemas. Ya tendrás tiempo para hacer trucos, habilidades y todo tipo de ejercicios.

El primer paso con un cachorro es gestionar el entorno y proporcionarle un sitio adecuado. Necesitas un parque para cachorros y/o una jaula. Si no eres de ese 1% al que le sale el cachorro de peluche en la feria, es imprescindible.

¿Cómo utilizar la jaula o el parque para cachorros?

El parque y la jaula se utilizan siempre que no puedes estar con o por el cachorro. Tiene dos funciones, ayudar a descansar al perro y permitirte hacer otras cosas que no sean perseguirlo por toda la casa mientras te roba los calcetines sucios.

Puedes positivizar la jaula, cosa que está muy bien y te recomiendo que hagas. Pero llegará un momento que el perro verá que ya no hay chuches y decidirá que quiere salir. Aquí, simplemente, espera. Espera que se relaje, cuando lo haya hecho, puedes premiarle dejándole salir.

¿Se lo tomará como un castigo?

Rotundamente no. Cuando entienda que es un lugar para estar tranquilo, simplemente lo aceptará. Y claro que al inicio no querrá, y se quejará, y no entrará por su propia voluntad. Pero es tu responsabilidad ayudar a tu perro a estar tranquilo, a veces solo no puede.

Aquí es donde las personas cometemos uno de los errores más importantes. Como nos da pena y no queremos ser los malos de la película, le dejamos a su aire. Pero al hacer esto, el cachorro tiene la oportunidad de hacer cosas que son normales pero que no nos gustan. Nos muerde, muerde los libros, las zapatillas, el sofá, el marco de la puerta y si pudiera mordería hasta el aire. Y aquí sí, aquí le regañamos, le decimos que no, incluso le damos un azote.

Fíjate en la incongruencia, por no dejar al cachorro dentro de un parque o una jaula mientras no puedes atenderle, ha aprendido a morder mil cosas, a que si coge algo irás detrás de él, y lo más triste de todo, a que en vuestra relación existen conflictos y enfados por cosas que en su naturaleza son normales. Has perdido su confianza.

¿Quiere decir esto que tengo que dejar al cachorro en jaula o el parque todo el día?

No. Solo cuando no puedas atenderlo.

Cuando dejes al perro fuera, no te olvides de que existe y esperes que todo vaya bien. Aprovecha para que vea lo divertido/a que eres.

  • Juega. Cuerpo a cuerpo, con un mordedor o una cuerda, a perseguiros. Interactúa con el cachorro e invierte el tiempo para reforzar la relación.
  • Aprovecha para entrenar ejercicios: la llamada, sentado o tumbado, algunas habilidades. Todo adecuado a su edad, forma física, etc.
  • No lo sobre-estimules. Cansar a un perro es ultramegadifícil. Están preparados para pasar horas y horas desarrollando una actividad. Media hora de pelota solo conseguirá ponerlo más nervioso.

Cuando no te puedas hacer cargo de él pero necesite actividad aprovecha las miles de herramientas que hay ahora en el mercado para que se entretenga:

  • Juguetes interactivos:
    • Para meter comida dentro, como pelotas rellenables o el kong (mira este vídeo para coger alguna idea).
    • Cada vez hay más juguetes en el mercado para entretener al perro cuando está solo, este es otro ejemplo: Lickimat.
  • Material de masticación. Ya te has dado cuenta, pero tu perro necesita morder, déjale a su alcance cosas que sí pueda roer. Algo duro, que le dure muchííííííííííísimo tiempo. Pero incluso, cosas que pueda destrozar, una botella (sin tapón) o una zapatilla vieja (no te preocupes, después no destrozará zapatillas).

Con una rutina bien establecida un perro no necesita más para estar tranquilo. Por supuesto dentro de esta rutina también están los paseos. Un paseo de una hora por el campo o el monte es más que suficiente para darle a tu perro la actividad que necesita y la estimulación mental necesaria.